A pesar de lo distintas que son entre sí las pacientes que quieren someterse a una mamoplastia, los diversos motivos para la intervención o las diferentes cirugías que se pueden realizar, todas tienen dudas y preocupaciones en común antes de someterse a una mamoplastia. A continuación la Doctora Marta Payá contestará las preguntas más frecuentes que surgen a las pacientes.

Dudas frecuentes sobre la mamoplastia

¿Tengo qué cambiar las prótesis o duran toda la vida?

Debido a los avances técnicos y la calidad de las prótesis de hoy en día se podría decir que estos implantes se fabrican para que duren toda la vida. Pero lo cierto es que está afirmación no es correcta. Las prótesis se deben cambiar, aunque no existe una fecha determinada para hacerlo. Los años hacen que se desgasten o deterioren, pudiendo llegar a romperse. La rotura es la única causa de necesidad de recambio de un implante, aunque la contractura capsular es otra de las más frecuentes.

¿Perderé sensibilidad tras la mamoplastia de aumento?

Cuando se realiza un aumento de pecho, la mama intervenida temporalmente atraviesa por dos situaciones con respecto a la sensibilidad: que se pierda parcialmente (medicamente llamado hipoestesia) o que se encuentre demasiado sensible (conocido como hiperestesia). Ambas situaciones son temporales y se corresponden con una reacción completamente normal de los nervios sensitivos. Con el paso del tiempo la sensibilidad de la zona volverá a la normalidad.

¿Se notará el implante?

Esto dependerá del tipo de mama que se tenga en un principio, de la clase de implante, del volumen que se desee y la laxitud de la piel de la paciente. Todos los factores son determinantes en el resultado de la intervención. Si una persona tiene poco pecho inicialmente y desea un gran volumen, es más probable que el implante se note debido a que la piel deberá ceder mucho más y le costará más hacerlo. Pero si optamos por un menor volumen, con un acabado más natural, es difícil que la prótesis se note.

¿Son visibles las cicatrices?

Tras este tipo de intervenciones es habitual que quede una cicatriz, cuyo tamaño y localización dependerá de la vía de abordaje utilizada para implantar la prótesis y la destreza del cirujano plástico. Pero también el proceso de cicatrización y los cuidados que se tienen durante este periodo son importantes para la cicatriz. Aunque es cierto que la cicatriz quedará tras esta cirugía, en la mayoría de los casos es muy pequeña y poco visible. Y también existen tratamientos que ayudan a que sea aún más imperceptible como es el caso del láser.

¿Cómo conseguir un resultado natural?

Que el resultado sea natural tras una mamoplastia es uno de los objetivos más frecuentes de las pacientes. Para conseguirlo son importante cuatro factores: forma de las prótesis, tamaño y altura, laxitud de la piel y las manos del cirujano.
Las prótesis anatómicas son las que tienen una forma más parecida a la mama original de las mujeres, por eso suelen ser las recomendadas en una mamoplastia. En cuanto al tamaño, para que el resultado sea más natural se recomienda que las prótesis no sean muy grandes. Cuanto más laxa o elástica sea la piel más estira la parte inferior del pecho y la colocación del implante será mejor y más natural. Y por último, la habilidad del cirujano también es fundamental para la naturalidad del resultado.

¿Qué es una contractura capsular?

Al insertar cualquier tipo de implante mamario el cuerpo reacciona de forma natural formando un revestimiento protector alrededor de la prótesis. Es una acción protectora que realiza nuestro organismo ante un agente extraño. Dicha cápsula está formada por el propio tejido del cuerpo y no suele causar molestias ni provocar malformaciones en los resultados de la cirugía mamaria. Pero en ocasiones la cápsula sufre alteraciones, produciéndose un desarrollo excesivo alrededor del implante que provoca endurecimiento de la mama y dolor; a esta alteración es a lo que se le conoce como contractura capsular.

¿Prótesis o lipofilling?

Cuando nos planteamos un aumento de pecho surgen dos técnicas como habituales: el aumento mediante prótesis o el aumento por injerto de grasa autologa o lipofilling. Ambas técnicas tienen sus ventajas y desventajas. Es importante tener en cuenta que para realizar un lipofilling la paciente debe tener grasa localizada en otras partes del cuerpo para poder injertarlas en las mamas, sin esta grasa inicial la técnica no se podrá realizar.

Hay una cirugía de aumento mamario que es cada vez más frecuente, una técnica combinada que se beneficia de las ventajas de las dos anteriores. Consiste en la implantación de una prótesis más pequeña y grasa de la propia paciente para redefinir y perfeccionar las zonas donde no pueda llegar el implante.

¿Cuánto cuesta un aumento de pecho?

Para determinar el precio de un aumento de pecho es imprescindible tener en cuenta aspectos como: tipo de prótesis, estudio preoperatorio, Centro Hospitalario, honorarios del equipo médico, la anestesia, visitas postoperatorias, equipo médico de calidad u otros gastos incluidos que se comentaran con el paciente. Las mamas del paciente también son un punto importante para determinar el precio. En definitiva, una operación de aumento de senos que disponga siempre de garantías de calidad en la intervención y en la atención al paciente en nuestra clínica oscila entre los 4.950 y 6.000 euros.

Estas son las preguntas más frecuentes que se hacen nuestras pacientes. Si aún no lo tienes claro, deseas más información o te siguen surgiendo dudas ponte en contacto con nuestra clínica y la Doctora Marta Payá resolverá todas tus inquietudes sobre mamoplastia.